Wall Street avista la primera caída de los beneficios desde el estallido de la pandemia

Las firmas de análisis han ido poniendo todas las tiritas posibles a sus previsiones sobre la temporada de resultados empresariales del cuarto trimestre de 2022, que ahora arranca, y en sus estimaciones para el actual ejercicio. En Estados Unidos, los grandes bancos serán los encargados de inaugurar este viernes la pasarela de resultados trimestrales y lo harán rodeados de un aura de pesimismo.

El consenso de los analistas prevé que los beneficios de las empresas del S&P 500 caigan un 4,1% con respecto a hace un año, cuando hasta hace poco apuntaban a un crecimiento del 16%. Estiman que los recortes se producirán en todos los sectores, a excepción de petróleo y gas, y en especial en las grandes empresas tecnológicas, que tienen un peso de un 13% en el índice. Un descenso que no se vislumbraba desde el primer trimestre de 2020, cuando el estallido de la pandemia y la paralización de la economía se dejaron sentir con fuerza en los resultados.

En Julius Baer creen que “las estimaciones de consenso se han rebajado sustancialmente antes del inicio de la temporada de resultados del cuarto trimestre, lo que pone el listón más bajo para que las empresas lo superen. Dicho esto, los inversores se centrarán más bien en las previsiones para 2023, en particular en la forma en que las empresas planean abordar la reducción de márgenes prevista”.

Desde MacroYield comentan que la temporada de resultados que hoy arranca podría “ser de nuevo catalizador para acelerar los recortes en las estimaciones de resultados 2023”. En su opinión, las empresas con mayor exposición a China podrían sufrir más, mientras que las más dependientes de Europa se verán impulsadas por unas “sorpresas económicas al alza”. Con todo, creen que las estimaciones de beneficio por acción “continúan siendo excesivamente optimistas, y un recorte más acusado en las estimaciones podría ser el detonante para que los principales índices visiten nuevos mínimos”.

A nivel global, en Citi ponen la nota negativa y visualizan una caída del beneficio por acción de entre el 5% y el 10% en 2023, frente al aumento del 3% al que apunta el consenso de mercado. Además, se muestran más proclives a Europa, donde ya se habría descontado mejora la ralentización.

Publica un comentario