Pfizer, AstraZeneca y las chinas Sinopharm y Sinovac fabricarán el 70% de las vacunas del Covid-19

El 70% de las vacunas que se distribuirán en el mundo en 2022 provendrán de cuatro compañías. Se trata de los productos de Pfizer (junto a su socio BioNTech), AstraZeneca y de las chinas Sinovac y Sinopharm, según datos proporcionados por la consultora especializada británica Airfinity.

Esta consultora ha calculado que el consorcio formado por Pfizer y BioNTech elaborará 1.922 millones de dosis hasta junio, lo que significa que fabricará alrededor del 24,9% de todas las vacunas que se distribuyan en el mundo.

Le sigue la china Sinopharm, con 1.200 millones de dosis hasta mitad de año. Tras ella, aparece la versión de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, con 1.085 millones. En este caso, la compañía británica cuenta con socios como la india Serum para la producción. Por último, como empresa muy destacada se encuentra la china Sinovac, que comercializará alrededor de 1.060 millones de dosis.

Hasta mitad de año, según los datos proporcionados por Airfinity, la industria farmacéutica producirá 7.717 millones de dosis. Se trata de una revisión a la baja de la cifra publicada a mediados de diciembre por la misma consultora, cuando calculaba 8.672 millones. Respecto a hace un año, será más del doble.

Hay que tener en cuenta que la industria partió desde cero el pasado año en capacidad industrial en una vacuna para este coronavirus. La capacidad mundial de producción de todo tipo de vacunas era de algo más de 4.000 millones de dosis al año antes de la pandemia, según Farmaindustria. Las primeras soluciones, las de Pfizer/BioNTech y la de AstraZeneca, fueron aprobadas en Europa en diciembre y en enero, respectivamente.

La cifra de fabricación en 2022 alcanzará los 18.600 millones, un 166% más que las dosis producidas en 2021. Con esa cantidad, sería más que suficiente para aplicar dos dosis a toda la población mundial, aunque como se ha visto hasta ahora, en los países más pobres la administración de la vacuna cubre todavía un porcentaje de la población muy bajo.

El quinto mayor productor es Johnson & Johnson, mediante su división farmacéutica Janssen, que fabricará alrededor de 717 millones hasta junio de su alternativa monodosis, según las previsiones.

Igualmente relevante será la actividad de Moderna, que alcanzará las 596 millones de dosis. En este caso, la empresa española Rovi es el socio que realiza el finalizado de estas vacunas en Madrid para todo el mundo excepto para el mercado estadounidense. Próximamente comenzará a fabricar el principio activo en Granada.

También se prevé un salto importante de Novavax, hasta 530 millones de dosis, en una vacuna que fue aprobada en Europa el pasado 20 de diciembre. Le siguen otras compañías como la india Bharat, el Instituto Gamaleya con la vacuna rusa Sputnik V (145 millones) y la china Cansino.

Plantas en España

La patronal Farmaindustria informó la pasada semana que existen al menos 83 plantas de producción situadas en 70 países de todo el mundo.

En España se ubican cuatro. En concreto, se trata de la planta de la ya mencionada Rovi para Moderna; Biofabri (grupo Zendal), que elabora el principio activo para Novavax en su centro pontevedrés de O Porriño; Insud realiza el acabado para AstraZeneca en Azuqueca de Henares (Guadalajara), y, por último, Reig Jofre tiene previsto hacer el proceso final para Johnson & Johnson en su nueva planta barcelonesa de Sant Just Desvern.

340 ACUERDOS DE COLABORACIÓN ENTRE EMPRESAS

Farmaindustria apuntó en su informe sobre qué ocurrió con las vacunas del Covid-19 en 2021 que el rápido aumento en la producción de vacunas ha sido posible gracias a que las compañías farmacéuticas (en paralelo al proceso de investigación) ampliaron sus propias plantas de producción e incluso comenzaron a fabricar a riesgo antes de que fueran aprobadas. “Junto a ello, buscaron y firmaron acuerdos de transferencia de tecnología con empresas de cualquier país del mundo con capacidad”, señala la patronal. Ya se contabilizan cerca de 340 acuerdos de colaboración, que implican a casi un centenar de empresas, muchas de ellas competidoras.

De estos acuerdos, casi 200 incluyen diversas formas de colaboración voluntaria que se basan en la transferencia de tecnología y el intercambio de conocimientos sobre los procesos y las tecnologías utilizadas para fabricar las vacunas, así como la formación de personal, según Farmaindustria.

Publica un comentario