Las tenencias de deuda de la banca caen de los 140.000 millones

La banca se prepara para volver a engordar su cartera de deuda ante la futura subida de los tipos de interés pero hasta el momento no ha parado de reducirla y situarla por debajo de los niveles prepandemia. Los últimos datos del Tesoro confirman una tendencia que viene imperando desde agosto de 2020. A medida que las rentabilidades de la deuda han aumentado por las expectativas de la retirada de los estímulos, los bancos han aprovechado para deshacer su exposición al riesgo soberano. Además de obtener plusvalías con la venta de los bonos en cartera, las entidades han buscado una alternativa para blindarse de las pérdidas asociadas al repunte de los rendimientos.

Desde los máximos registrados en agosto de 2020, los bancos se han desprendido de bonos por valor de 37.416 millones. En cuestión de 15 meses las tenencias de la banca han pasado de los 176.768 millones, máximos de 2015, a caer por debajo de los 140.000 millones por primera vez desde el estallido de la pandemia. A cierre de noviembre, último mes del que se disponen datos, los bancos españoles tenían bonos públicos españoles por importe de 139.352 millones.

La rebaja de la exposición al riesgo soberano se ha visto favorecida por la intervención del BCE. La puesta en marcha del programa de compra de deuda frente a la pandemia (PEPP) ayudó a contener el repunte de los costes de financiación. Después del parón sufrido en marzo de 2020, la recuperación a medida que se levantaban las restricciones y la puesta en marcha de los estímulos monetarios se tradujeron en una rebaja de las rentabilidades y las consiguientes ganancias para los inversores en renta fija.

Con el BCE preparado para poner fin al programa de compras antipandemia en marzo y el mercado especulando con una subida de los tipos en 2022, después de que Christine Lagarde endureciera el tono, las rentabilidades prolongan la tendencia alcista.

Aunque todavía no hay datos y a la espera de que las entidades desgranen la composición de la cartera de deuda, todo apunta a que las firmas aprovecharán la ocasión para lanzarse a la compra de bonos públicos. CaixaBank ha sido una de las primeras. En la presentación de las cuentas de 2021, el banco señaló que en la recta final del año las compras de deuda habían superado a los vencimientos. En un momento en el que la capacidad de las entidades para elevar sus ingresos continúa mermada por los tipos cero y después de haber exprimido al máximo la ventajas derivadas de la venta de los bonos en cartera, las entidades ponen la mirada en los intereses generados con el pago de cupón de los bonos.

Mientras los bancos han ido rebajando su exposición, el BCE bajo el paraguas del PEPP ha seguido aumentando las tenencias. Desde el estallido de la pandemia, la institución ha adquirido 167.971 millones de bonos públicos. A cierre de noviembre las tenencias se sitúan en los 380.687 millones, máximos históricos.

Publica un comentario