La rara curva de deuda de EEUU va por delante, Europa irá después

Las grandes tendencias de EEUU tienen la costumbre de globalizarse. El retorno ofrecido por su deuda pública a 2 años subió el martes brevemente por encima de su homóloga a 10 años, hasta en 3 puntos básicos. Es la primera vez desde 2019 que se produce un fenómeno conocido como inversión de la curva de rendimiento. Aunque hay buenas razones por las que esto puede no ser el presagio de una recesión, sigue siendo un hito importante. Por lo general, los inversores esperan una mayor rentabilidad de los bonos a más largo plazo para compensar los cambios en la inflación y los tipos.

Todavía queda camino por recorrer antes de que ocurra lo mismo en la zona euro, donde la diferencia entre los retornos de los bonos alemanes a 2 y 10 años es de casi 70 puntos básicos. Pero ese momento se acercó un poco más el martes después de que el retorno alemán a dos años saltara por encima de cero por primera vez desde 2014.

Los rendimientos de los bonos de EEUU y Alemania a corto plazo están subiendo por la misma razón: los inversores esperan que la galopante inflación impulse a los bancos centrales a endurecer su política de forma más enérgica. La Fed va por delante, y algunos de sus responsables barajan subir los tipos medio punto de una sola vez. El retorno de los bonos alemanes a dos años, que se ha disparado 85 puntos básicos en menos de cuatro semanas, podría subir mucho más si Lagarde decide atajar deprisa la inflación.

Mientras, la subida de los retornos de los bonos de EEUU y Alemania a más largo plazo ha sido más contenida. Ello se debe en parte a que los inversores piensan que la Fed y el BCE no mantendrán los tipos altos durante mucho tiempo debido al riesgo de recesión. La posibilidad de una fuerte es mayor en la zona euro, más expuesta a la guerra. Eso limitará la subida de los rendimientos de los bonos alemanes a 10 años.

Si se combina un aumento de la rentabilidad alemana a 2 años con una subida más moderada de su homóloga a 10 años, hay muchas razones para esperar que el mercado de la zona euro pueda parecer con el tiempo tan extraño como el de EEUU.

Publica un comentario