La nueva ley de pensiones permitirá aportar más de 1.500 euros ya en 2022

La nueva ley de planes de pensiones permitirá hacer aportaciones por encima de los 1.500 euros ya en 2022. Se quiere apoyar así los ahorradores han tenido limitadas fiscalmente las aportaciones a los planes de pensiones individuales. La legislación está aún tramitándose en el Congreso de los Diputados, pero varios grupos parlamentarios respaldan al Gobierno en su propuesta para incluir una clausula que permita que los nuevos topes de aportaciones tengan carácter retroactivo.

La figura clave de la nueva regulación son los fondos de pensiones de empleo de promoción pública (FPEPP). Se trata de un plan de pensiones colectivo (lo dotan las empresas o administraciones públicas en beneficio de sus empleados), pero en el que el Ministerio de Seguridad Social tiene un cierto poder de supervisión.

Estos vehículos de nueva creación pretenden ser la punta de lanza para tratar de generalizar el ahorro para la jubilación vinculado al ámbito laboral. El Ejecutivo quiere que, tal y como ocurre en otros países de nuestro entorno, empresas y trabajadores pacten que una parte de la retribución vaya a instrumentos de ahorro a largo plazo que permitan complementar la pensión de jubilación.

El Gobierno ha preferido la figura de los planes colectivos a los individuales al considerar que tienen comisiones más bajas y que los segundos se han utilizado de forma abusiva por parte de rentas altas para abaratar su factura fiscal.

Hay que recordar que las aportaciones a planes de pensiones se pueden descontar de la base imponible del Impuesto de la Renta. A cambio, el trabajador tendrá que tributar como renta del trabajo el dinero que cobre de su plan de pensiones cuando se jubile. Se trata de un diferimiento fiscal.

Hasta hace unos años el límite general de aportación/desgravación era de 10.000 euros al año. En 2020 bajó a 8.000 euros y el año pasado el Ejecutivo lo rebajó drásticamente en los planes individuales hasta 2.000 euros, y hasta 1.500 euros para el presente ejercicio fiscal.

LA NUEVA FIGURA DE LA PREVISIÓN SOCIAL COMPLEMENTARIA

  • Promoción. Los nuevos fondos de pensiones de empleo de promoción pública (FPEPP) no será promovidos por el Estado, pese a lo equívoco del nombre. Son las gestoras de pensiones y las mutualidades de previsión social quienes crearán estos fondos. Una comisión promotora, con funcionarios del ministerio de Seguridad Social, tendrá que aprobarlos. Cada gestora solo tendrá dos o tres planes.
  • Planes simplificados. Una vez que CaixaBank, Ibercaja o Mapfre creen sus FPEPP, varios colectivos podrán crear planes de simplificados que invierten su dinero en los mencionados FPEPP. Serán los convenios sectoriales (acuerdos de empresas y sindicatos), los colegios profesionales o las asociaciones de autónomos quienes crearán estos planes, y quienes decidirán en qué FPEPP invierten.
  • Autónomos y pymes. Con la creación de estas dos figuras, los FPEPP y los planes simplificados, el Gobierno pretende generalizar el ahorro para complementar la pensión de jubilación en el ámbito laboral. Algo que hasta ahora había estado muy limitado a las grandes corporaciones y multinacionales y a algunas administraciones públicas (que llevan años sin aportar). La tramitación de este nuevo producto de ahorro previsión, coincide además con la negociación abierta entre las asociaciones de autónomos y Seguridad Social, para buscar un nuevo de cotizaciones de este grupo de trabadores.

Aunque el límite sigue estando en 8.500 euros para los planes de pensiones colectivos, lo cierto es que muchísimos colectivos no tienen acceso a estos vehículos, que dependen del acuerdo entre la empresa y la representación sindical.

Una parte especialmente afectada han sido los autónomos, que durante dos años han visto como se limitaba su principal instrumento de ahorro para la jubilación, los planes individuales.

Para compensar estos dos años de fuertes restricciones al ahorro a través de planes de pensiones, la nueva normativa parece que va a permitir que los autónomos puedan ya este año superar el límite de los 1.500 euros y llegar a hacer aportaciones de hasta 4.750 euros.

El tope actual de desgravación está fijado en la ley de Presupuestos Generales, pero una clausula específica de la nueva ley de planes de pensiones podría permitir que los nuevos topes para los FPEPP estén vigentes ya para el presente ejercicio fiscal.

La fórmula final aún no se ha definido, pero las asociaciones de autónomos están presionando mucho a los legisladores para que se recoja alguna fórmula que les permita recuperar el tiempo de ahorro perdido durante este año y el pasado.

El gran problema es que, aunque se apruebe la normativa antes del 30 de junio, como se comprometió el Gobierno con Bruselas, es casi imposible que antes de final de año se creen los nuevos vehículos de inversión y los particulares puedan empezar a hacer aportaciones en ellos.

Una de los fórmulas que se barajan es permitir transitoriamente superar el límite de aportación de 1.500 euros en los planes de pensiones individuales, con el compromiso de que ese dinero extra se acabe destinando a un FPEPP cuando estos ya estén creados.

Se trataría de una medida temporal, que se aplicaría solo durante los primeros años de vigencia de los nuevos FPEPP, y permitiría que cuando arranque esta figura empiece a llegar un caudal importante de fondos.

Publica un comentario