La gran banca espera 3.100 millones extra en el margen de intereses si los tipos suben un punto porcentual

La banca española cuenta los días para que el Banco Central Europeo (BCE) dé luz verde a un alza en los tipos de interés. Y es que, según las estimaciones de las entidades en base a la sensibilidad de sus carteras, un alza de 100 puntos básicos (un punto porcentual) permitiría aumentar en unos 3.100 millones de euros el margen de intereses a 12 meses vista, que es el tiempo que los bancos estiman que debe transcurrir para que sus cuentas reflejen ese incremento.

En general, la sensibilidad del margen de intereses de los bancos españoles a un repunte de los tipos es bastante alta, debido al tipo de negocio, muy especializado en hipotecas, créditos y depósitos. En ese sentido, CaixaBank sería el banco más beneficiado por un alza. La entidad tiene una sensibilidad de en torno al 25% a una subida de tipos de 100 puntos básicos. Eso significa que su margen de intereses, pasado un año, aumentaría en 1.500 millones de euros, teniendo en cuenta las cifras a cierre de 2021.

BBVA se encuentra en un contexto similar. En España, su margen de intereses tiene una sensibilidad del 20% y eso se traduciría en un incremento de 700 millones de euros pasados 12 meses, según explicó recientemente su consejero delegado. Por su parte, Santander refleja en su último informe trimestral que el margen de intereses en España aumentaría en 590 millones con una subida de 100 puntos básicos de los tipos, lo que supone una sensibilidad del 15%.

En el caso de Bankinter, fuentes del banco explican que el impacto en el margen financiero sería superior al 10%, unos 128 millones más, teniendo en cuenta las cifras que registró a cierre de 2021.

Por su parte, Sabadell refleja en su informe financiero anual que la sensibilidad del margen de intereses a un año vista es del 5%, lo que supondría unos 171 millones más. No obstante, fuentes de la entidad explican que el dato más preciso es una sensibilidad del 14%, ya que el tiempo que el alza de tipos tarda en reflejarse es 24 meses y no 12.

Además, detallan que en el caso del banco catalán el impacto en el beneficio es mayor que en otros competidores debido, entre otros factores, a su política de prudencia frente al riesgo y las mayores provisiones realizadas. En ese sentido, apuntan a un incremento del margen de intereses de 175 millones trimestrales a dos años vista. UBS ya señaló a principios de año que Sabadell sería el banco español más favorecido por una subida de tipos debido precisamente a su rentabilidad ajusta al riesgo.

En todo caso, se trata de una estimación teórica que realizan los bancos en un momento determinado y las carteras van evolucionando trimestre a trimestre, por lo que los datos podrían variar. Igualmente, como se ha mencionado, también es necesario que transcurra un cierto margen de tiempo desde que se produce un alza de tipos hasta que se acaba reflejando en la cuenta de resultados. Y de todas formas, las subidas de tipos que se esperan no alcanzarán todavía los 100 puntos básicos.

Antes de que acabe 2022

A finales de abril, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, anunció que había una «gran probabilidad» de que los tipos de interés suban antes de que finalice el año. El vicepresidente del supervisor europeo, Luis de Guindos, fue un poco más allá y aseguró que ese alza podría ser en el mes de julio, coincidiendo con el final de las compras netas de deuda, o quizá más adelante, en función de los datos de inflación y de crecimiento.

En esa línea, la facilidad de depósito se mantiene todavía en el -0,5%, pero el mercado ya descuenta que estará a cero o incluso en positivo a final de año, después de hasta tres alzas de tipos. Del mismo modo, el tipo de refinanciación permanece en el 0% y la facilidad marginal de crédito en el 0,25%.

En los últimos años, los tipos de interés se habían convertido en una suerte de grilletes que limitaban los ingresos del negocio típico bancario y la rentabilidad del sector debido a la dificultad para generar ingresos, ya que se habían situado en mínimos históricos. Sin embargo, con la expectativa de que el BCE decida una paulatina subida de los tipos a final de año como una de las medidas para hacer frente a la fuerte inflación en la Unión Europea, los grandes bancos españoles recibirían esas noticias como un balón de oxígeno.

Publica un comentario