La CNMV impone a Deutsche Bank una multa de tres millones, la mayor desde 2018

La CNMV ha multado a Deutsche Bank con tres millones de euros por una infracción muy grave, motivada por la recompra a sus clientes de bonos estructurados, emitidos por la propia entidad, por no tomar las medidas exigibles de gestión del conflicto de interés, según publica este martes el BOE. Es la mayor sanción impuesta por el supervisor desde 2018.

Multa ejemplar para el banco alemán por parte del organismo que preside Rodrigo Buenaventura. El BOE de este martes publica la multa millonaria a la entidad financiera, pilotada en España como consejero delegado por Íñigo Martos desde el pasado diciembre. El motivo es «la inaplicación no ocasional o aislada de las medidas exigibles de gestión del conflicto de interés existente en la recompra a clientes de bonos estructurados emitidos por el propio Grupo Deutsche Bank aplicando diferenciales significativos con respecto a su valor razonable».

En la resolución de la CNMV, que es firme en vía administrativa, pero recurrible ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, se menciona el incumplimiento de varios artículos de la ley del mercado. En concreto, menciona, entre otros, el que se refiere a los requisitos de organización interna «para la aprobación de cada uno de los instrumentos financieros y las adaptaciones significativas de los instrumentos existentes antes de su comercialización o distribución a los clientes, en el caso de las empresas de servicios y actividades de inversión que diseñen instrumentos financieros para su venta a los clientes».

Esta es la mayor multa impuesta por la CNMV desde 2018, cuando sancionó al Banco Santander con 4,5 millones por el cobro indebido de comisiones a sus clientes (en el ámbito de la inversión, no en el bancario) y no actuar en el interés de estos. El pasado año, las mayores multas correspondieron a la antigua agencia de valores Q-Renta, con 2,075 millones, y a CaixaBank, con  dos millones.

Las sanciones de la CNMV a Q-Renta se refirieron a la manipulación de cuatro valores cotizados en el antiguo MAB (hoy, BME Growth): Eurona, 1nkemia, Only Apartaments y Euroconsult, si bien el carácter grave, en lugar de muy grave, indica que la alteración de precios no fue significativa. Los responsables de la firma mantenían intereses económicos en los valores del MAB, al mismo tiempo que vendían a sus clientes productos financieros vinculados a este mercado.

CaixaBank, por su parte, fue castigada por el incumplimiento de la obligación que tienen los intermediarios financieros de recabar información del perfil del cliente de cara a evaluar la conveniencia de que invierta en determinados productos.

Publica un comentario