La caída de FTX salpica a Robinhood: Bankman-Fried revela que posee un 8% de la plataforma

El fundador de FTX, Sam Bankman-Fried, y el cofundador de la plataforma (Gary Wang, que sigue en paradero desconocido) tomaron prestados más de 546 millones dólares (515 millones de euros) de Alameda Research para comprar una participación de casi el 8% en Robinhood, la popular plataforma de inversión. La operación financiera está recogida en las declaraciones realizadas por SBF (las iniciales por las que el gurú de las criptodivisas era conocido en redes sociales) a las autoridades de Antigua y Barbuda y que han sido reveladas por la Justicia estadounidense.

No es la primera vez que surgen rumores que asocian a FTX con el servicio que permite operar en la Bolsa sin coste para los usuarios. Incluso cuando ya poseía el 8% de la firma, Bankman-Fried desmentía los rumores de compra, aunque no descartaba la posibilidad de “una eventual alianza”. Esto generó la expectativa en el mercado de que Robinhood, que cotiza en York, pudiera ofrecer nuevos servicios para invertir en criptoactivos.

Los ejecutivos tomaron prestados los fondos desde Alameda Research, la firma de inversión también fundada por Bankman-Fried, que está en el centro de los casos de fraude que investiga la Fiscalía.  En total, ambos recibieron de esta firma más de 545 millones de dólares sin ningún tipo de control o revisión y con el único propósito de «adquirir acciones en Robihood», como destaca el escrito judicial.

 

Las nuevas revelaciones están alineadas a la acusación de la Comisión de Bolsa y Valores de hace pocos días, que acusaban a Bankman-Fried de construir «un castillo de naipes fundado en el engaño» para su propio beneficio. La acusación señalaba que el exCEO de FTX era culpable por  «orquestrar un fraude masivo de varios años de duración, en el que desvió miles de millones de dólares de los fondos de los clientes de la plataforma de negociación para su propio beneficios personal y para ayudar a hacer crecer su propio imperio».

 

Lo que sí es inesperado es que exista un resguardo de las cuatro transferencias desde Alameda a Emergent Technologies. La falta de organización y de sistemas contables eran un detalle característico del caos administrativo que era FTX, según describen viejos y nuevos empleados. Todas las notas llevan también la firma de Carolyn Ellison, la CEO de Alameda Research, que actualmente colabora con las autoridades en su investigación contra SBF.

Estas revelaciones no hacen más que acrecentar la disputa legal entre lo múltiples actores que buscan hacerse de los activos que pertenecían a Bankman-Fried. John J. Ray III, el nuevo responsable de FTX, considera que las acciones de Robinhood pertenecen a la firma que ahora lidera, acogida a la Ley de Quiebras de Estados Unidos. Esto daría algo de aire a los intentos por salir a flote de la que fuera mayor plataforma de intercambio de criptomonedas.

Además de Ray y otros inversores particulares en FTX, otras firmas buscan quedarse con una porción de Robinhood. BlockFi, una plataforma de préstamos de criptomonedas en la que Bankman-Fried adquirió una participación en mayo de este año, considera que parte de estas acciones fueron comprometidas como garantía para evitar la bancarrota.

Por lo pronto, las acciones seguirán en control del Tribunal de Quiebras estadounidense, aunque también existe una disputa entre las autoridades de Antigua y las de los estados de Nueva York y Delaware. El CEO de Robinhood, Vlad Tenev, ha afirmado el martes que él tampoco sabe qué sucederá en el futuro. «Solo estamos viendo cómo se desarrolla esto», afirmó

Publica un comentario