El Ibex35 evapora más de 96.000 millones en los últimos cinco meses

Tensiones inflacionistas, síntomas de desaceleración, inestabilidad geopolítica y crisis energética. A los inversores se les acumulan los problemas y aprovechan la incertidumbre para deshacer sus posiciones y hacer acopio de liquidez. Con este contexto como telón de fondo las Bolsas amplían las pérdidas y toman distancia de sus máximos anuales. El Ibex 35 no permanece ajeno a esta tendencia y retrocede un 17% desde finales de mayo. En dinero contante y sonante el selectivo español evapora 96.181 millones de euros, dejando su capitalización en los 495.849 millones.

De los 33 valores que continúan formando parte del Ibex –el 20 de junio Sacyr y Acciona Energía reemplazaron a CIE Automotive y Almirall–, ninguno logra escapar a las pérdidas, pero son Siemens Gamesa (27 millones) y CaixaBank (104,8 millones) los que menos pierden. El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri es uno de los más sensibles a las subidas de tipos y con una capitalización de 27.011,2 millones se afianza como la quinta cotizada que más vale, por detrás de BBVA (27.859 millones) y Santander (41.960,8 millones). Los dos gigantes del sistema financiero español también se ven beneficiadas por la expectativa de mayores ingresos en un entorno de subida de las tasas, pero el impacto de los tipos de cambio y los temores de de­saceleración pesan más. En los últimos cinco meses, la entidad se despide de 5.753,7 millones, frente a los 9.964,5 que se deja el banco que pilota Ana Botín.

Iberdrola e Inditex no escapan a las ventas. Las tensiones inflacionistas y la pérdida del brillo que durante meses ha ostentado la rentabilidad por dividendo de las energéticas se dejan sentir en sus cotizaciones. La compañía pierde 12.464 millones, una recorte que le relega al segundo puesto con una capitalización de 60.312 millones, a cierta distancia de los 73.485 millones que llegó a registrar en mayo cuando la eléctrica se reafirmaba como la empresa más valiosa, un puesto que en la actualidad vuelve a recuperar Inditex (67.818,35 millones).

Las caídas registradas por la Bolsa dejan a tres cotizadas (Sacyr, Indra y Solaria) con una capitalización inferior a los 2.000 millones y dos (Meliá y PharmaMar) con un valor por debajo de los 1.000 millones. La menor tolerancia al riesgo es la principal seña de identidad que impera en los mercados. Los gestores se muestran más escépticos y, según la última encuesta elaborada por Bank of America, reducen a la mínima su exposición a la Bolsa.

Más llamativo que la capitalización de los miembros del Ibex es aún el hecho de que tras las recientes caídas, 10 de los 35 integrantes del selectivo cotizan en mínimos de un año. Dentro de este grupo hay cotizadas de perfil cíclico como las vinculadas a las materias primas (Acerinox) y las turísticas (Aena e IAG), así como firmas más defensivas como Endesa o Grifols. Dentro de este último grupo se en­globaría también a Cellnex, cotizada que en los últimos cinco meses ha pasado de ser la quinta cotizada más valiosa del Ibex (29.408 millones) a quedar relegada al octavo puesto (21.505 millones), una buena muestra de cómo las cotizadas de crecimiento son las más sensibles al alza de tipos.

Publica un comentario