El Ibex 35 cede en la apertura de una sesión volátil ante la cuádruple hora bruja

El Ibex 35 abre la sesión con caídas. Se deja un 0,8% en la apertura, hasta los 8.547 puntos. Una caída que replica el resto de bolsas europeas y que se produce en una jornada de vencimiento de opciones y derivados sobre índices y acciones, conocido como cuádruple hora bruja. Banco Sabadell y Repsol se colocan como farolillos rojos del Ibex 35 en la apertura. A pesar de la caídas, el análisis que hace Sergio Ávila, analista de IG del Ibex 35 es que ha roto el rango lateral amplio “que tenía entre 7.656-8.462 puntos, esto activa objetivo teórico por ruptura de canal hacia los 9.260 puntos. Sin embargo, en el corto plazo, tras haber roto los máximos suele tener cierra corrección hacia la anterior resistencia. Tiene directriz alcista que une mínimos crecientes desde el 31 de enero, esa zona podría ser de soporte en caso de corrección adicional y los 8.462 puntos. Pero en este caso sería optimista tras haber roto esos máximos”.

Banco Sabadell nombró formalmente el jueves a César González-Bueno como nuevo consejero delegado de la entidad en sustitución de Jaime Guardiola, tras recibir la luz verde del Banco Central Europeo (BCE).  El banco también desveló un plan para estructurar su división nacional en tres unidades clave – Particulares, Empresas y Corporativa-, en un intento por mejorar su maltrecha rentabilidad, añadiendo que la digitalización será un elemento clave de su nueva estrategia que se desvelará en mayo. Los cambios se producen tras el fracaso de las conversaciones mantenidas en noviembre con BBVA para formar el segundo mayor prestamista nacional de España por activos.

No parece que esta decisión haya gustado al mercado pues lleva a Banco Sabadell a la parte baja de la tabla con caídas de más del 2,4% en la apertura, hasta los 0,4829 euros. Ceden también con fuerza las acciones de Repsol, que se dejan un 1,9%, mientras que ACS se deja un 1,8% en la apertura.

A pocos pasos el resto de bancos del Ibex 35: Bankinter se deja un 1,4%, hasta los 5,67 euros. Bankia pierde un 1,4% (hasta los 1,7850 euros) cae Caixabank más del 1,4% en la apertura mientras que BBVA y Banco Santander ceden más de un punto porcentual, abren en los 4,7900 euros y los 2,9485 euros, respectivamente.

Telefonica cede más de un 1,3% en el Ibex 35 tras anunciar que en su próxima Junta de Accionistas propondrá ampliar capital para pagar el scrip dividend. El importe, a determinar mediante la emisión de nuevas acciones y con previsión de asignación incompleta. La compañía ofrece la compra de los derechos de asignación gratuita por un precio garantizado.

Entre los valores que más suben: Viscofan avanza un 1,36%, hasta los 56,05 euros. Iberdrola avanza por encima del punto porcentual; REE y Solaria suben hasta los 14,43 euros y los 17,85 euros por acción.

En el mercado continuo, suben más de un 3% las acciones de Bodegas Riojanas , hasta los 3,7400 euros. Mientras que las acciones de Codere actúan como contrapeso al ceder más del 2,9% en la apertura de la sesión.

Poco antes de la apertura se ha conocido que el índice de precios de producción de Alemania subió un 0,7% en febrero, según la Oficina Federal de Estadísticas.  Una cifra que se sitúa en línea con el contexto y que baja desde el aumento del 1,4% del mes de enero. En términos interanuales la cifra subió un 1,9% en febrero.

Con todo esto, las plazas europeas comienzan la sesión con caídas. El DAX se deja un 0,4%. hasta los 14.709 puntos, el CAC-40 cede un 0,6%, el FTSE 100 abre en los 6.712 puntos tras dejarse un 0,9% y el FTSE MIB cede un 0,8%, hasta los 24145 enteros.

Ayer la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en una intervención ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, insistió en que el banco central estará atento para evitar que se deterioren las condiciones financieras en la región y que repunten las tasas a largo plazo. Además, Lagarde también quiso “quitar hierro” al repunte que se espera experimente la inflación en el corto plazo, algo que también hizo el día precedente Powell, al parecer sin mucho éxito. El problema , dicen desde Link Securities, es que el mercado no termina de creerse a los bancos centrales y están descontando niveles de inflación elevados y persistentes en el tiempo lo que les está llevando a deshacer sus posiciones en los bonos.

Ayer los índices de Wall Street terminaron a la baja. El S&P 500 cerró con una caída del 1,4%, hsata ls 3.915 puntos. El Dow Jones se dejó un 0,4% al cierre (hasta los 32.862 puntos) con el Nasdaq cerrando en los 13.116 puntos tras dejares más de tres puntos porcentuales en la sesión. Y es que “ tras una segunda lectura de lo “dicho” por la Reserva Federal (Fed) el día precedente, cuando los inversores, tanto en los mercados de bonos como en los de acciones, parecieron “convencidos” por los argumentos expuestos por el banco central y por su presidente, Powell, los bonos estadounidenses volvieron a caer con fuerza, disparándose al alza sus rentabilidades, con la del 10 años situándose a su nivel más alto desde enero de 2020 y la del 30 años al más elevado desde agosto de 2019”, reconocen desde Link Securities.

Esto volvió a desencadenar en Wall Street la venta masiva de los valores catalogados como de crecimiento, especialmente de los tecnológicos, venta que terminó al final del día arrastrando a casi todos los sectores, con únicamente el financiero, gracias al buen comportamiento de los grandes bancos, terminando la sesión con avances.

A estas horas, los futuros de los principales índices estadounidenses se negocian con subidas. Los futuros del S&P 500 suben un 0,4%, el Dow Jones se anota un 0,2% y el Nasdaq eleva en algo más del 0,4% el precio de sus  futuros, hasta los 12.846 puntos.

Desde Link Securities reconocen que hoy es un día muy “especial” para intentar sacar conclusiones sobre el estado real por el que atraviesan los mercados de valores ya que, al ser el tercer viernes del mes de marzo, tiene lugar el vencimiento trimestral simultáneo de los contratos de futuros y opciones sobre índices y acciones, lo que se conoce en los mercados financieros como “cuádruple hora bruja”. Este “fenómeno” suele generar gran volatilidad en los mercados de contado, “que bailan durante horas al son que marcan los derivados”.

Publica un comentario