El Ibex 35 abre con caídas aunque intenta salvar los 6.700 puntos.

El Ibex 35 arranca la sesión con caídas de más del 1,16% que le llevan al os 6.656 puntos. Una penalización que lideran las acciones de ArcelorMittal y Amadeus  , con una penalización superior al 2% en la apertura.

Y a pocos pasos, la banca. BBVA , que ayer fue la única entidad en cerrar en positivo, cede un 2,02% y abre en los 2,3280 euros. Bankia se deja un 1,4%, Banco Santander cede un 1,9%, hasta los 1,5484 euros, mientras que Bankinter  y Sabadell se dejan más del 1,7% en la apertura.

Números rojos también entre los “grandes” del Ibex 35. Repsol cede un 1,38%, hasta los 5,4320 eruos. Iberdrola cae algo más de medio punto porcentual mientras que las acciones de Telefónica caen un 0,3%, hasta los 2,8770 euros. Inditex es penalizada con una caída del 1,5%, hasta los 23,90 euros.

Sólo dos valores en positivo en la sesión. ACS  sube más del 8% y se instala en los 19,13 euros. Endesa avanza un 0,4% en los primeros minutos de negociación. La constructora ha aprovechado para poner a la venta el principal brazo industrial del grupo, la filial Cobra, una empresa de más de 4.000 millones de facturación

Entre las pequeñas que son noticia,  Duro Felguera ha propuesto que sea la SEPI la que tome el 40% para atraer a la banca.

Los accionistas de Barón de Ley se unen ante la CNMV contra la opa de exclusión mientras que Prosegur completa programa de recompra por 1,51 millones de euros.

Con una caída anual en torno al 30%, el Ibex 35 cerró el mes de septiembre con un descenso del 3,6%, debido a varios factores como la fuerte corrección que experimentaron a principios de mes los grandes valores del sector de la tecnología, el progresivo incremento de nuevos casos de Covid-19 por todo el mundo, especialmente en algunos países europeos como España, Francia y el Reino Unido, en lo que ya se puede calificar de una “segunda ola” de la pandemia, y la constatación de que la aprobación de una posible vacuna para combatir la epidemia tardará más de lo esperado.

Los principales índices bursátiles europeos cerraron entre planos y ligeramente al alza, con la excepción del Dax alemán, que se desmarcó del resto “para mal”, cerrando en negativo. En ello tuvo mucho que ver el fuerte descenso que experimentaron durante la sesión las acciones de la multinacional Bayer (-13%) después de que la compañía revisara a la baja sus expectativas de negocio para 2021, lo que conllevó la inmediata cascada de revisiones a la baja de recomendaciones por parte de los analistas.

La clave está en qué le depara este mes de octubre, en el que el IBEX 35 ha comenzado neutro. Ayer cerró con una subida del 0,2% tras pasar una parte de la sesión en negativo a tenor de la caída de la banca. “Entramos en el último trimestre del año. Un trimestre que va a estar mediatizado por las próximas elecciones presidenciales en los EEUU. A priori, las bolsas prefieren que las gane Donald Trump, siendo uno de los factores a su favor el hecho de que su oponente a la presidencia Joe Biden anunció su idea de subir impuestos si lograba la presidencia”, dice Carlos Gil, analista de trading de Estrategias de inversión.

En el frente político, ayer se supo que la Comisión Europea (CE) ha iniciado un procedimiento de infracción contra Reino Unido por violar el Acuerdo de Retirada que fija las condiciones del brexit y que le ha dado al Gobierno británico un mes para que corrija la situación. Esta decisión supone la primera fase de un expediente que en última instancia llegará al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) si las partes no resuelven antes la disputa.
Sin embargo, los mercados continúan mostrando incertidumbre, pero no tanto por quién gane las elecciones, sino porque si se produjera un triunfo ajustado por uno de los candidatos, se esperan impugnaciones y recuentos de votos que mantendrían las dudas sobre quién será el próximo presidente y eso, a los mercados no les gusta en absoluto.

La noticia positiva viene de la aprobación, por parte de la Cámara de Representantes de EEUU, de un plan demócrata de 2,2 billones de dólares para promocionar más alivio económico por la pandemia del coronavirus, mientras la presidenta del cuerpo, Nancy Pelosi, y la Casa blanca, siguen  sin ponerse de acuerdo.

Es probable que las objeciones de los republicanos en el Senado arruinen el plan de los demócratas de la Cámara. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, calificó el monto de “extravagante”, aunque los demócratas han reducido el valor de su propuesta en más de un billón de dólares desde mayo.  El equipo negociador del presidente republicano Donald Trump ha sugerido una respuesta de 1,6 billones de dólares, y la Casa Blanca desestimó la oferta de los demócratas como algo inviable.

Sin salir de EEUU, Donald Trump ha anunciado su positivo en Covid-19 junto a su mujer, con lo que se pondrá en cuarentena. “Mala noticia para el presidente Trump, que deberá guardar cuarentena cuando sólo queda un mes para la celebración de las elecciones presidenciales y legislativas en el país -los médicos de la Casa Blanca han dicho que ambos se encuentran bien y que el presidente seguirá con su actividad normal-“, dicen los expertos de Link Securities.  Algo que, a juicio de los expertos, podría complicar su campaña electoral. De hecho, los futuros de Wall Street cotizan con caídas a estas horas:  el Dow Jones cede un 1,6%, hasta los 27.220 puntos, el S&P 500 cede hasta los 3.312 puntos y el Nasdaq descuenta un 1,8% y sus futuros se negocian en 11.362 puntos .

A nivel empresarial, hoy se conocerá el informe de nóminas no agrícolas de EEUU a las 14:30 horas. La estimación del consenso es de 850.000smientras que sería una caída de 1,37 puestos de trabajo que se crearon en agosto. Se espera que la tasa de paro caiga al 8,2%  desde  el 8,4%.  En circunstancias normales, un aumento de los ingresos sería positivo, ya que las personas que ganan más tienden a gastar más. Últimamente, los salarios han estado cayendo porque más personas con ingresos más bajos regresaron al mercado laboral.  Si los salarios aumentan, eso podría verse como una señal de que ha habido menos personas de los sectores de la hostelería y el comercio minorista que han vuelto a trabajar. El informe de empleo estará enfocado desde un punto de vista político porque podría influir en la administración Trump con respecto al paquete de ayuda para el coronavirus propuesto. Los republicanos podrían estar menos inclinados a llegar a un compromiso, si los datos laborales son bien recibidos.

Publica un comentario