El frenazo económico aleja a la banca de los primeros puestos del Ibex

Los inversores se debaten entre celebrar las expectativas de una mejora de los ingresos al calor de la normalización monetaria y los cambios fiscales que planean sobre el sector. Aunque ayer la banca lideró las ganancias aupada por los rumores de que el BCE estaría discutiendo una subida de 50 puntos básicos, en las últimas semanas el nuevo impuesto que prepara el Gobierno y las dudas que se ciernen sobre la economía han rebajado la euforia. La tasa anunciada por Pedro Sánchez genera entre los reguladores y pesa sobre el ánimo de los inversores. La corrección se abre paso y aleja a la banca de los primeros puestos del ranking de empresas más valiosas.

Aunque Santander se mantiene firme en el pódium y confirma su tercer puesto con una capitalización de 40.510 millones, CaixaBank y BBVA experimentan un notable retroceso. El caso más llamativo lo representa la entidad que pilota Gonzalo Gortázar. En cuestión de tres semanas CaixaBank ha pasado de superar a BBVA y erigirse como la cuarta cotizada más capitalizada (28.900 millones) a descender al noveno puesto con un valor de 21.990 millones. En el mismo periodo, el banco que preside Carlos Torres se deja alrededor de 1.000 millones en Bolsa y desciende del quinto al séptimo puesto con un valor que ronda los 26.190 millones.

Bankinter y Sabadell no quedan al margen de esta tendencia, pero en contraste con las tres grandes entidades el retroceso en el ranking es mucho más moderado. A dos sesiones de desfilar por la pasarela de resultados, la entidad que preside María Dolores Dancausa baja dos peldaños y se convierte en la cotizada número 25 de mayor capitalización con un valor de 4.280 millones, unos 1.100 millones menos que a cierre del 24 de junio. Por su parte, Sabadell continúa ostentando la etiqueta de banco con menor capitalización del Ibex (3.550 millones) y ocupa el puesto número 27 de entre las firmas del índice, dos escalones por debajo del nivel que registraba hace tres semanas.

La incertidumbre regulatoria explica también la pérdida del primer puesto de Iberdrola. Desde que a finales de marzo la eléctrica arrebatara a Inditex el trono de empresa más valiosa, la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán se ha afanado por mantener a toda costa la medalla de oro. Su mayor resistencia a la volatilidad y la apuesta por las energías renovables no han sido suficientes esta vez para resistir las sacudidas. La eléctrica perdió el pasado 8 de junio el liderazgo. El encarecimiento del coste de financiación a medida que las rentabilidades de la deuda han aumentado y el impuesto para el sector energético en el que trabaja el Ejecutivo para frenar la inflación han terminado por asestarle el golpe. En el último mes la compañía se deja cerca de 7.000 millones en Bolsa y reduce su capitalización a los 62.760 millones.

La cara opuesta la representa Inditex. El grupo textil logra plantar cara al aumento de la inflación y con la ayuda de los resultados del primer trimestre, los primeros de la era Marta Ortega, se sobrepone a las caídas experimentadas por la salida de Rusia, el segundo mercado que más aportó a las cuentas de 2021. Desde los mínimos anuales la compañía sube un 29% en Bolsa y sus acciones recuperan los 25 euros por acción, máximos de cinco meses. Esta recuperación no es suficiente para escapar a las ventas en el año (-10,3%), pero le impulsan al primer puesto de la Bolsa española con una capitalización de 75.980 millones.

Cellnex, que en la primera mitad del año había sido objeto de corrección aprovechando el alza de los rendimientos de la deuda, vuelve a recuperar el brillo perdido. Su mayor resistencia a la volatilidad y la salida de la puja por las torres de Deutsche Telekom le ha permitido escalar tres posiciones hasta ocupar el cuarto puesto (27.730 millones).

NATURGY SE AFERRA AL ALZA DE LAS MATERIAS PRIMERAS

Fuera del pódium. El alza de las materias primas ha servido para impulsar aún más a cotizadas como Naturgy. Aunque la compañía no escapa a las subidas de los impuestos que prepara el Gobierno, el repunte de los precios del gas al calor de las tensiones geopolíticas han ayuda a revitalizar a la compañía. Con una subida del 2,16% en el año, la cotizada escala al quinto puesto del Ibex. A precios de mercado, la gasista vale unos 27.550 millones. Un escalón por debajo se sitúa Telefónica con una capitalización de 26.640 millones.

Ponderación. Si se atiende al peso en el selectivo, Iberdrola (14,25%) es las cotizada que más pondera. La medalla de plata es para Inditex (10,85%). El grupo textil pondera por el 60% de sus acciones porque Amancio Ortega y su hija Sandra controlan más del 66%. Esto contrasta con el caso de Iberdrola y Santander que ponderan por el 100% de su capital.

Publica un comentario