CaixaBank y BBVA remontan y ya están a un 80% de su valor en libros

Las subidas registradas en las primeras sesiones del año tuvieron como claros protagonistas a los bancos. Años de tipos cero han pasado factura a la rentabilidad y el negocio de los bancos. El fin de las políticas monetarias ultralaxas son vistas con optimismo. Ante la expectativa de que las tasas sigan subiendo, los inversores no dudan en aprovechar los descuentos que siguen registrando muchas entidades para entrar a precios atractivos.

No obstante, encontrar gangas no es tan sencillo como hace unos meses. Con el tirón que experimentan los bancos, entidades como BBVA y CaixaBank han reducido de manera considerable los descuentos. A día de hoy, ambas entidades están ya a un 80% de su valor en libros. Es decir, sus descuentos son inferiores al 20%, una situación que contrasta con la registrada a comienzos de agosto, cuando superaban el 30%.

El director de análisis de Link Securities, señala que el escenario de tipos al alza favorece el incremento de los márgenes y la rentabilidad de los bancos después de años en los que las entidades españolas, en sintonía con sus homólogas europeas, han estado destruyendo valor. Aunque los principales organismos internacionales auguran una desaceleración e incluso recesión, el experto se muestra optimista y espera que la morosidad se mantenga bajo control.

En el caso de CaixaBank el descuento alcanza el 15%, una situación que no se veía desde septiembre de 2018, mientras que BBVA (18%) recupera los niveles de enero de 2022, antes del estallido de la guerra en Ucrania. A pesar de la recuperación, las entidades todavía cotizan con un descuento significativo a antes de la crisis financiera, cuando sus rentabilidades eran mucho más elevadas. “No creo que se alcancen en mucho tiempo los niveles de los múltiplos bursátiles de los que gozaba el sector entonces, aunque sí espero una expansión de estos múltiplos en el corto y medio plazo, lo que conllevará más revalorizaciones de las acciones de las entidades en ese periodo”.

En la misma línea se mueven los expertos de Renta 4. La analista de la firma, cree que las subidas de tipos continuarán su curso porque al BCE aún le queda mucho trabajo por hacer y esto repercutirá en la mejora del negocio y la cotización de los bancos. La experta considera que, con la excepción de Bankinter, el resto de entidades todavía cuentan con potenciales de revalorización importantes.

Con la vista puesta en los próximos meses, se cree que en 2023 la mirada estará puesta en la gestión del coste del pasivo. Es decir, cómo se traslada el incremento de los tipos a los depósitos y los préstamos, la base del negocio bancario. Esto repercutirá de manera directa en los márgenes, unos múltiplos que ya en los nueve primeros meses de 2022 experimentaron incrementos de dos dígitos.

A medida que el proceso de normalización monetaria coja impulso, es de esperar que el euríbor a 12 meses continúe al alza. Consideran que esto ayudará a que la revalorización que han venido experimentando los bancos se prolongue más allá de 2023. “Excepto acontecimientos extraordinarios que puedan darse, el comportamiento en Bolsa debería ser positivo en el año. No obstante, el año no estará exento de volatilidad”.

Más allá de la política monetaria, en el corto plazo la temporada de resultados será clave para comprobar si las entidades consiguen mantener el buen tono de los últimos meses. La mirada estará puesta en las guías que den a conocer, así como en las eventuales provisiones que anunciar para hacer frente a un eventual deterioro macroeconómico a nivel doméstico y global.

BANKINTER, LA EXCEPCIÓN DE LA BANCA DOMÉSTICA

Sin descuento. Como ha venido ocurriendo históricamente, Bankinter mantiene una prima sobre el resto de entidades. Esto se debe a que la entidad cuenta con una rentabilidad financiera (ROE) muy superior. Fruto de este proceso, el banco no solo cotiza a la par que su valor en libros, sino que se sitúa un 25% por encima.

Mayores descuentos. A pesar de la recuperación, Santander sigue ofreciendo un descuento del 44%, niveles que no se veían desde el pasado mes de junio. Por su parte, Unicaja, el recién llegado al selectivo, conserva un descuento que supera el 51%, niveles de octubre de 2018, mientras en Sabadell alcanza el 59%, una cota que no se veía desde enero de 2020, antes del estallido de la pandemia. Aunque en mayor o menor medida la cotización de las entidades logra decir adiós a los mínimos registrados tras el Gran Confinamiento.

Publica un comentario