BBVA y Bankinter dan un giro a su oferta hipotecaria al endurecer las de tipo fijo y suavizar las variables

La banca comienza a adaptar sus ofertas hipotecarias a la nueva situación que se avecina de los tipos de interés. Han comenzado a endurecer su apuesta de los últimos cinco años de comercializar principalmente hipotecas con tipos de interés fijos adaptándolas a la previsible subida en 2023 de los tipos que se prevé que llevará a cabo el Banco Central Europeo (BCE). De esta forma, las entidades financieras han comenzado a dar un giro para subir el precio del crédito para la compra de viviendas solo en las hipotecas fijas. Pero, ante la fuerte competencia existente en este nicho de mercado, las entidades han iniciado una apuesta de sus ofertas a tipos variables, con rebajas para atraer ahora al cliente con estas ofertas, todo menos perder cuota de mercado.

La primera en comunicar ayer este giro en sus ofertas fue Bankinter, que anunció una rebaja de los precios en sus hipotecas variables por primera vez en dos años y subió los tipos fijos. La entidad ha decidido reformular su estrategia ante el nuevo escenario de tipos. La nueva propuesta de Bankinter para la hipoteca variable es de un tipo de interés nominal fijo durante el primer año del 1,25%, frente al 1,99% anterior. Para el resto de años, al euríbor se le añade un diferencial del revisable anualmente del 0,85%, que supone una rebaja de 14 puntos básicos respecto al diferencial aplicable hasta ahora, que era del 0,99%. Las ofertas de Bankinter son tradicionalmente de las más competitivas.

BBVA también decidió ayer modificar su oferta hipotecaria siguiendo la misma tendencia de Bankinter. Bajó el tipo de interés de sus hipotecas a tipo variable y subió la de tipo fijo. La nueva propuesta a tipo variable pasa del 1,99% TIN al 0,99% durante los 12 primeros meses, para situarse en el euríbor más 0,99% para el resto de vida de la hipoteca si el cliente está vinculado, diferencial que sube al 1,99% sin vinculación.

En cuanto a la nueva oferta fija, esta se endurece al pasar para una hipoteca a 30 años para un cliente vinculado del 1,45% al 1,50%. Si el plazo de amortización es de 25 años para de un TIN del 1,30% al 1,45%, y a 20 años la propuesta sube del 1,20% actual, al 1,40%. En los próximos días se espera que otros bancos secunden estos cambios para subir el precio de las hipotecas a tipo fijo y bajen las variables.

Según los datos del Insituto Nacional de Estadística (INE), el porcentaje de hipotecas contratadas a tipo fijo lleva siete meses consecutivos por encima del 60%. Mientras que la elección de hipotecas variables había caído al ser en los últimos años solo del 30% de las firmas. El euríbor a 12 meses sube al -0,283% en tasa diaria, máximos desde agosto de 2020, y sitúa la media mensual en el -0,347% frente al -0,477% de enero.

Publica un comentario