Avalancha de emisiones de deuda en Europa ante el alza de tipos y el apetito de los fondos

Avalancha de papel en el mercado europeo. La tradicional ventana del mercado de las primeras semanas de septiembre tras el parón estival se ha adelantado. Desde la segunda quincena de agosto empresas, entidades financieras y Gobiernos han acudido al mercado primario para colocar papel deuda ante la buena acogida de los inversores tras las turbulencias provocadas por la guerra en Ucrania y la crisis energética. El estrechamiento de los spreads, en primer lugar, seguido por la confirmación de la subida de tipos en 75 puntos básicos por parte del BCE –y la ratificación de que no le temblará el pulso para frenar la inflación– y por unos fondos de inversión ávidos de papel y con una elevada liquidez en sus carteras, están detrás de la buena acogida de los inversores.

Javier González, responsable de debt capital market para entidades financieras de BNP Paribas en España y Portugal, asegura que «los emisores no esperan una situación perfecta y optan por salir cuando el mercado está bien». En las últimas tres semanas los emisores europeos han colocado papel por cerca de 100.000 millones de euros, según cifras recopiladas por Bloomberg. Solo la pasada semana hubo colocaciones por 44.300 millones de euros, especialmente de emisores italianos y franceses, en una de las semanas más ajetreadas en colocaciones de todo el año tanto en Europa como en Estados Unidos y en Asia.

En la jornada de ayer BBVA colocó 1.250 millones de euros en bonos sénior preferente con vencimiento en 2027. La entidad financiera aprovechó el buen momento del mercado para rebajar el interés pagado desde el midswap (tipo de interés libre de riesgo) más entre 140 y 145 puntos básicos, al midswap más 115 puntos básicos. La colocación, contemplada en su plan de emisiones anual, estará destinada a financiar la mayor actividad comercial, así como a preservar la posición MREL de la entidad.

Se trata de la segunda colocación en poco menos de una semana que realiza BBVA. La pasada semana vendió 1.750 millones en dólares (1.730 millones de euros) en dos tramos, uno de 1.000 millones de dólares y otro de 750 millones.

Pero la entidad presidida por Carlos Torres no fue la única entidad que vendió deuda ayer. Deutsche Bank colocó 1.500 millones de euros, la firma belga KBC emitió 425 millones en libras (490 millones de euros) y las entidades italianas Intesa, Iccrea y Cassa Deposit vendieron papel por un importe conjunto de 1.500 millones de euros, visualizando el mayor apetito por el riesgo de los inversores y aprovechando las semanas previas a la celebración de elecciones anticipadas en Italia, que previsiblemente elevarán la volatilidad de la deuda transalpina.

«La colocación de Abanca de la semana pasada y las realizadas ayer por Iccrea visualizan que se ha ampliado la base de demanda que hasta ahora era más selectiva. Ya no son solo los líderes nacionales los que emiten en el mercado», destaca el experto de BNP Paribas.

En lo que va de mes las entidades financieras europeas han emitido 14.900 millones de euros en deuda, un importe que en el conjunto del año se eleva hasta los 361.800 millones de euros, un 33,3% más que en el mismo periodo de 2021, según datos recopilados por Bloomberg.

Por contra, las emisiones corporativas bajan en lo que va de año un 27,5% frente a las computadas en el mismo periodo de 2021. Una caída similar a la registrada en las emisiones de entes públicos, del 28,1%, y que se justifica, según explican en el mercado, al encarecimiento de la financiación ante la subida de tipos acometida por el Banco Central Europeo.

LA BANCA ESPAÑOLA EMITE 8.500 MILLONES EN DOS SEMANAS

Santander. Santander ha reactivado la colocación de cédulas como vía barata de financiación tras las megainyecciones de liquidez del BCE. La entidad ha colocado cédulas hipotecarias en dos tramos, a cinco y diez años, por importe conjunto de 3.500 millones de euros.

CaixaBank. El banco ha emitido 1.000 millones en deuda sénior con la calificación de verde a un plazo de siete años. Las peticiones alcanzaron los 1.700 millones.

Sabadell. La emisión de Sabadell fue de 500 millones de euros en deuda sénior no preferente a cuatro años. Por su parte, Abanca ha vendido un bono verde por 500 millones de euros a seis años y con un cupón del 5,25%.

Publica un comentario